domingo, 4 de junio de 2017

LOVE HANDLES

Esta mañana
cuando la teacher ha contado
que a los michelines los llaman
love handles
-manillares del amor-
ha tenido una reminiscencia, sí.
Se ha acordado del primer beso,
que le dieron.
No sabe si fue a los 13 o a los 14
-no sería tan importante-
pero sí se acuerda del chico, Luis.
16 años de supervivencia
1,67 metros de fobias
68 kilos de inseguridades
y 15 centímetros de deseo.
La apretó por las caderas
con la fuerza con la que se agarra
un manillar.
-15x68x1,67x16-
y con el hambre con el que su padre
agarraba a su madre a las 3 y 15 de la noche,
-3x15-
Ella, que siempre había soñado con
dar la vuelta al mundo en 80 versos
se preguntaba dónde estaba la poesía
-si sólo era bicicleta-
Y así es como recuerda el primer be(r)so,
sin rima,
- pero con metáfora gracias a la teacher-
y OMG! se sintió tan incompleta
como la madre de Luis
a las 3 y 25
-de la noche-

                       

               

4 comentarios:

  1. Pues a mí tampoco me saldrían las cuentas, pero apuesto a que la teacher no lo dijo con mala intención. Aunque también es culpa del recuerdo... La próxima vez que le reciten y la traten con más sutileza para que el mundo no le de la vuelta ni la espalda en un beso.
    ¡Abrazotes, Javier!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, me encanta eso de que no te saldrían las cuentas. No son traumáticas todas las malas experiencias. Besos

      Eliminar
  2. Ainsss! Es que ese primer beso suele ser así, lo malo es que a veces, vuelve ese sabor a insatisfacción en otros besos y francamente a mi edad, decides que si las cuentas no salen, mejor que no te besen. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No mujer. Nunca se sabe si las cuentas saldrán o no!!!!

      Eliminar