miércoles, 24 de mayo de 2017

MY SOCIAL LOSER 2.0

Deja de hablarme de tus obligaciones como
community manager,
cuéntame a cambio cómo resistías
sin pestañear
los soplidos de diente de 
león.
No me cuentes otra vez que has sido
trending topic
en siete ocasiones, háblame a cambio de cuando tenías
siete años.
Deja de hablar de tus follows y unfollows
de tus likes y tus haters,
no entiendo por qué a ellos también los necesitas,
intenta porfa buscar una palabra que defina
el olor de la lluvia de
verano.
                                                                    


Olvídate por un día de tu fandom,
y recuérdame el camino en bicicleta al
río.
Cuéntame si los besos con naranjas en las manos
aún están en tu 
bucket list.
Qué tal si recordamos una noche en el cine de
verano.
Apuesto lo que quieras que no te provocaré un solo
phone-yawn.
Concédeme el siguiente de tus
digital detox.
Te lo pido así
b
  a
    j
      i
        t
          o
sin las networks de testigos,
no es mi intención que mañana sufras
digital hangover.
Apaga tu phablet
y háblame otra vez de tu
primer amor,
o háblame de mí a los quince años,
que para el caso...

                      

4 comentarios:

  1. Genial profe, lo sentí como una metáfora de como al tecnología sustituye sentimientos por emoticonos, llamadas donde descifrábamos tonos por audios, y secuencias digitales por momentos únicos pasados o presentes. Supongo que acabaremos conviviendo con ambas, ya que cada vez se amplían las opciones y sino siempre nos queda descargarnos más gifts. besotesssssss :) ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en cambio lo viví como que el interlocutor ya apenas siente. Cuando el amor se pide, creo que anda escaso. Besos Amparo

      Eliminar
  2. Los del texto son virtual y realmente incompatibles o el cariño se les acabó por extinguir. Las redes sociales y las tecnologías de bolsillo son nocivas para las relaciones.
    ¡Qué fríos nos ha vuelto la era digital!
    ¡Abrazotes, Javier! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, hay que huir de ellas, por ese motivo y otros tantos. Lo comprendí todo al leer uno de los blogs que sigues: proyecciones. Es magnífica la crítica, aunque se puede decidir permanecer y criticarlo desde dentro, o salir definitivamente, sin esperanzas de que nada cambie. Besos

      Eliminar