domingo, 16 de abril de 2017

OJOS DE OTRO

Anoche vino Oaks a verme y no veas qué sorpresa.
Su esclerosis y mi vacío lo han dejado sin tapujos
y sin pelos en la lengua.
Me dijo que merezco algo mejor que tú,
yo te defendí con el mismo argumento con el que tú te defiendes,
me quieres, me quieres, me quieres,
me miró a los ojos,
todo su dolor concentrado en las bolsas de sus ojos,
hablando con la certeza de quien no espera convencer, 
y me dijo que querer no es suficiente,
si no piensas
hacer
nada
al respecto.                         
                    

3 comentarios:

  1. ¡Me ha gustado el micro! Coye, tanto se esforzó el del vídeo en cocinar para una rata que solo supo hacer un chiquero comiendo... Espero que, metafóricamente, no sea ese el estado en que se encuentre el del texto.
    Esta vez coincido con Oaks, más si aquel tú a quien van dedicadas las líneas anda prendido al viejo truco de convertir las cosas en verdad a punta de repetir tres veces las mentiras. ¡Besotes! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que recordarías el detalle de esa triple repetición...

      Eliminar
  2. Nunca es suficiente por más que nos agarremos a los "te quiero". No estoy muy segura de si son "salvavidas" o si "salvan alguna vida", pero me gusta que Oaks se lo recuerde. Solemos olvidarlo. Besotes

    ResponderEliminar