domingo, 19 de marzo de 2017

EJERCICIO DE SINCERIDAD

Simplificando un poco, no es tan difícil de entender. Les ocurre a

todos. Se casan y se quieren unos cuantos sueldos más. Trabajan

para realizarse porque lo personal nunca es ni fue suficiente.

Trabajan mucho. Trabajan duro. Trabajan con la promesa por

incumplirse de que algún día se les reconocerá el mucho y duro

trabajo. Pasan los besos, que no, nunca son suficientes y cada vez

saben a menos, los porvenires cerrándose lentamente. Las facturas

acechan, las obligaciones no pedidas se aceptan sin reclamo. La

infelicidad interiorizada pero no expresa es el peor de los

boomerangs. Un mar de sueños no deseados se cierne sobre sus

sombras.

El sufrimiento es tan silencioso como el mutismo en la cena. Se

sufre sin querer, claro, y también sin darse cuenta. Se sufre durante

años y nadie lo sabe. Se sufre antes y después de saber que se

sufre. 


Entonces uno de los dos se va. El otro sin saber que lo hace con

alivio, respira. Comienzan las explicaciones, adónde, cómo,

cuándo, por qué. ¿Es esto para siempre? Y se necesitan muchas

palabras falsas para explicar la verdad, incluso firmas de textos

que ninguno entiende en su totalidad. Palabras y más palabras

nunca tampoco imaginadas con la sintaxis rota en sus órganos más

rosas. Que cuando había amor, todo era magia, y la magia no debe

explicarse, si no, se rompe, si no, está rota. 
                                               


Tan roto como ella, amanece cuando ella ya no está, y se le rompen

hasta los huesos sus palabras de convencimiento, no me hace falta

ser feliz para volver a inventarlo intentarlo todo, y él está más roto,

ahora sí que lo sabe, no porque ella no esté, sino por el vacío de

todo, y sabe que la naturaleza odia el vacío, y que pronto

remendará el horror vacui con collages de mentira, pero no con 

mentiras a ella, sabe que tiene en su boquita el truco mágico para

que ella regrese y quizás, sólo es pura probabilidad, ella podría 

regresar precedida de tres fonemas sibilantes, sí, sí, sí, hechizada

por la hipnosis de las bilabiales de él, te amo, se me olvidó

decírtelo todo aquel tiempo, y ahí tan roto, pero qué roto, 

permanecerá callado, porque no, ella no, ni yo tampoco,

merecemos más mentiras. 

Quedábamos en que si explicábamos el truco se nos acabaría la

magia. Desde cuando tú. 
  


                 
                 

2 comentarios:

  1. Y magia sin truco, ¿no hay? Aunque bueno, si necesitan del truco mejor les vale la sinceridad... Este ya te lo conocía, pero me alegra saber que no te has deshecho de él (y de varios). Por cierto que también le queda bonita la canción. ¡Besotes!! ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues ya ves que yo sigo creyendo en la magia y el amor es mágico. Seguro, pero sin trucos y en ese ir y venir donde nos perdemos en la rutina y que tú narras con tanta delicadeza, hay muchos te quieros y te amos que se pierden porque no llenan, como los besos, pero hay otros cuantos que siempre serán mágicos. besotes

    ResponderEliminar