viernes, 17 de febrero de 2017

JOHNY DEPP Y UN RAMO DE FLORES

La primera vez que le regalaron flores a Ana fue a los catorce. El remitente tenía diecinueve y se llamaba Narciso. En serio, no es coña. Sería obra del karma o yo no sé. Narciso era alto, muy alto, tanto que le sacaba a Ana dos cabezas y media. Quizás fue cuestión de longitud que Ana y Narciso nunca llegaran a besarse. O quizás los culpables fueran su pelo engominado o su Fiat amarillo de segunda mano que lo acercaban peligrosamente a la categoría de pijo que Ana y sus amigas por entonces tanto repudiaban. Lo de la edad - cinco años de diferencia - no le importaba tanto a Ana. A su madre le habría parecido un buen partido. El problema más bien es que para aquel entonces Ana estaba secretamente enamorada del único chico de la clase que se había atrevido con el pelo largo a lo Johny Depp. Pero como suele pasar con muchos amores adolescentes, el misterioso Willy Wonka nunca se enteró de la fascinación de Ana, y ahora Ana ni recuerda su nombre. 
                                           

Así que se dejó halagar por Narciso, y no puso demasiada resistencia a la insistencia de este en acercársele a la boca para poder oírla cuando la música era alta, o en aproximársele a su pelo liso lisísimo recién lavado con champú de mandarina porque según él, le fascinaba la simetría perfecta de sus cabellos anaranjados. 
Narciso mandó flores justo a la hora de comer de un catorce de febrero, y fue su padrastro quien le abrió la puerta al repartidor. El ramo sólo llevaba la firma de Narciso, al que no se le daban bien los versos. Ana enrojeció mientras el resto de su familia sonreía con cierta burla, o eso sintió Ana. Su hermana mayor se hizo cargo de las flores, las metió en agua, y las dejó en la cocina justo después de lavar los platos, y considerar que vendrían bien para eliminar el olor a cocido. Ana no llegó a tocarlas. Su hermana mayor parecía haberse adueñado de ellas, mientras la miraba con condescendencia, y en su entrecejo podía adivinarse, "¿tienes novio? Cuéntamelo todo". Pero Ana permaneció muda durante horas, escuchando de fondo la vocecilla de su hermano persiguiéndola a todas partes, Ana tiene novio, Ana tiene novio, Ana tiene novio. 
A media tarde, Narciso llamó al teléfono de casa para asegurarse de que el ramo había llegado a su destino. Ana pronunció un tímido "sí" de esos que salen sabiendo que has hecho algo malo pero no sabes qué. Entonces Narciso se indignó mucho mucho y reprochó a Ana no haberlo llamado siquiera para agradecerle el detalle, que parecía no importarle lo mucho que él se esforzaba por que la relación llegara a buen puerto, que nunca salía nada de ella bla bla bla, perdóname por haberte hablado así, cariño, ay, si no fuera por tu pelo liso mandarino no te querría tanto, anda, arréglate que te invito a cenar, y perdóname de verdad por haberte hablado así de brusco. 
- Voy a salir a cenar fuera, mamá - gritó Ana, sabiendo que la escucharía desde alguna parte de la casa. 
- ¿Con quién? - 
- Con mi novio - dijo Ana - 
Y sin esperar la reacción de su madre a palabras tan mayores, se encerró en el cuarto de baño y se pasó dos horas emburujándose el pelo, antes simétrico y mandarino, tan del gusto de Narciso, hasta conseguir que fuera una réplica exacta de Eduardo Manostijeras. 
                                     



                   

2 comentarios:

  1. Jajaj, ¡tan adorable Eduardo Manostijeras! Me encanta la rebeldía de Ana, a ver si sin su pelo liso mandarino la quieren por algo más o salen espantados los Narcisos (con todo y flores)... Espero que el hombre no le haya obsequiado unas que llevaran su mismo nombre de pila, ¡sería demasiada vanidad!
    ¡Besotes! ;)

    ResponderEliminar
  2. !que bien encontrar a Ana! Todas las Anas, todas representadas en este nombre y aúm ejor ir tras su primer amor y descubrir en un sombre un indicio ya de todo lo que le depararía la vida y en ese ramo y ese beso que no llegó unos puntos suspensivos que despiertan.
    Como Fritzy, me encantó ese cambio en su look que igual fue el responsable que no llegara el beso de su primer "novio". jaja
    Besotes

    ResponderEliminar