jueves, 26 de enero de 2017

ALAS

 ¿No eras tú quien me hablaba? Sí, ahora lo recuerdo todo. Estábamos felices de coincidir en el mismo sueño. Imagino que por todo lo que eso implica: sí, estábamos tan compenetrados que teníamos el mismo sueño y caminábamos juntos por él. A quién no le parecería espectacular semejante simbiosis onírica. 
- Salta, salta con más fuerza, es como si estuviéramos en la luna. 
- ¿Pero de verdad crees que esto es un sueño? 
- Pues claro. En los sueños no existe el gusto ni el tacto ni el olfato ¿A que no puedes comerte esta tajada de sandía?
- Salta, salta con más fuerza. Aprovecha el momento y vuela. Y no grites, si gritas uno de los dos despertará y se acabará todo esto.
-¿Y por qué no saltas conmigo?-
- Mira, intenta explotar esta pompa - y yo me quedaba mirando el vacío, como intentando atrapar una mosca que no existe. - Si esto no fuera un sueño, se te habría roto en los dedos- 
- ¿Salto con el niño? - te pregunté.
                                            

- No - lo cogiste - podría llorar de la impresión y despertarnos. ¿Y tú no quieres que despertemos, verdad, cielo?
Por fin salté. Y cuando te vi comprobar que el bote de hacer pompas estaba tan vacío como tu sonrisa, la gravedad ya celebraba con anticipo su victoria. 
                            

                      

2 comentarios:

  1. Me encanta que el texto se lea con un pie en la fantasía y otro en la realidad, no me importa en cuál de los dos escenarios haya volado ni si la gravedad se declara victoriosa en ambos, tanto como dónde haya aterrizado al despertar; claro que si despierta o no es otro tema. Aunque ahora que lo releo, el comienzo me deja pistas... ¿y si el sueño es tan surreal como el recuerdo?
    ¡Besos y abrazotes, Javier!! ;)

    ResponderEliminar
  2. Me encanta que este vuelo deja libre tanto las salidas como los finales. Nos dejas una vez más actuar con tus personajes y yo me quedo con una final sin gravedad, a pesar del peso del engaño que ella sufrió o él la empujó a creer. Pese a todo, me queda pena después de releerlo porqué de una manera u otra, se le pide confianza ciega y no quiero ni imaginar ese despertar en este mundo o el otro. besazos

    ResponderEliminar