domingo, 14 de enero de 2018

INEFABLE

Le gustan las chicas altas
pero también un poco bajas
con gafas de cegata
de las que cuando se desnudan los ojos
los achinan a tal punto, 
que se tiran en plancha a los suyos.
Le gustan las chicas rotas
las que se ponen mercromina
en rincones casi olvidados
que algún badulaque
no supo cuidar.
Le gustan las chicas que
se contonean slow a lo monroe
mueven la pelvis like elvis.
Le gustan las chicas que fuman
lo legal y lo ilegal.
Las que sostienen el boli
como invitando al viento
que sopla en verano
y suena de fondo
una voz arrastrada
en forma de audio
hoy volví a pensar en ti.
Las que son torpes pero no
que se llevan los muebles puestos.
Veggies, divinas, raras y tatuadas.

                                                                    

Las que hacen malabares
con los besos que no dan.
Las que no sólo son de carne y hueso
de esa belleza azul casi tan verde.
Las que siempre salen de naranjas y aliminios
de avenidas de amor y odio a callejones,
que son fieles y no fieles
sino todo lo contrario
y nunca exactas,
de las que tienen la piel varada
ni tampoco movediza,
ni de cloruro edulcorado
ni tampoco de azúcar sódica.
De las que le quitan la hache
hasta el ipo
e intercalan un ahí va la hostia,
son chicas como que sí,
como que no
yo qué sé,
como esa palabra
que tú quizás inventarás.


                   

domingo, 7 de enero de 2018

NOCHEBUENA SIN TI

NOCHEBUENA SIN TI
Por tus calles encenderán faroles
la luna más arriba
acomodada en las estrellas.
Será una noche inmóvil
como el telón de la función
que ya nunca ensayamos.
Tú sin nadie en tu habitación,
arrojarás algún suspiro,
te desvestirás
como se desviste julio
al llegar agosto
y al levantar la vista,
verás la foto de nosotros,
pensarás en mí
latiéndote fuerte el corazón.
Yo que sólo sé extrañarte
trato de construir este poema
pero más trato de agarrarme a él
para no preguntarme
por qué este año
no crucé a verte



                                          


                                                                                                                                                                            
                    

MORAL(ILLAS) II

Se infló tanto de ego que nunca le cabía la menor duda.
Para curárselo
el médico le recomendó estudiar astronomía

MORAL(ILLAS) I

Nunca deseche sus buenas ideas aunque otros traten de apagarlas soplándolas de utópicas

CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA DE KANT FEAT. INSTAGRAM BLOGGERS

1- El principio supremo de toda celeb en relación a su look casual es, de acuerdo con la estética más cool, que toda diversidad de look se halla sujeta a las condiciones formales del coolhunter.
2- Todos los juicios trendy son sintéticos. Este principio no siempre es observado por las celebs, cuyos outfits, a pesar de ser irrefutablemente chic, son posteados bajo el principio de lo más in, incluyendo las propuestas street style.
EJEMPLO PRÁCTICO.
El showroom hace abstracción de todo contenido instagrameado y espera recibir looks trendies a través de hashtags y likes para convertir el producto en un must have. Todo este proceso se desarrolla backstage. Así pues, el/la fashion victim tiene ante sí un bolso comprado en el chino de la esquina, de estilismo puro, y juicio sintético, que si no pasara por el look trendy podría considerarse outfashioned o never- ever -fashioned, desprovisto del glamour propio de un instagrammer, y evitar ser considerado enteramente aaaaargh.

QUE MÁS QUISIERA YO


que fueras una de esas mujeres
que se enamoran
de cualquier poeta lleno de ego
que lee mentiras
y las reescribe peores
Que más quisiera yo
que fueras una de esas mujeres
que se enamoran
de poetas fingidos
que dedican su vida
a contarse cada dia
una mentira distinta
Que más quisiera yo
que acercaras esas dos manos tuyas
y sujetaras todas y cada una
de mis máscaras.

sábado, 11 de noviembre de 2017

AHORA SÍ

que me voy
no me voy a llevar nada
de todo lo que te di

Voy a dejarte a mí también
entre la habitación
tuya y mía

Voy a dejarme el cuerpo 
colgando del dintel
que te reciba cuando entres
bienvenida soledad

Voy a dejarme la sombra
vagando en el pasillo -y a oscuras-
que te siga persiga cuando camines
tu incertidumbre

Voy a dejarte mi canción favorita
enredada entre las cuerdas de tu guitarra
que te ayude a afinarte
el corazón

Voy a dejarte todos mis libros
medio caídos -con algo de polvo- en la estantería
por si te da por leer-te-
el alma

Voy a dejarte mis especias guardadas
en el segundo cajón de la cocina
por si quieres hervir de nuevo a fuego lento 
tus mentiras

Voy a dejarte el cansancio de
todas mis noches sin ti
que se acomode en tu intento de
olvido
                                       

Voy a dejarte sin pilas
mi reloj de pulsera
que te marque la hora
en que se me agotó el amor y
la paciencia
que no repitas jamás
el conjuro de creerte único
e irrepetible
e inolvidable

Voy a dejarte enredado en el cabello
el amor de mentira que me diste
y entre tus manos y tus dedos -con cuidado-
voy a dejarte las ilusiones que contigo
yo me hice
que se te escurran poco a poco
como el agua que sostienes
como la cuerda floja que te sostiene
y que anuncia
tu abismo

Voy a dejarte las fotos de mí
desperdigadas en todos los rincones de la casa
que te hablen de mí cuando te estés consumiendo
de ginebra y 
melancolía

Voy a dejarte mi aliento impregnado
en los cuatro picos de la almohada
para que no comulgues con ella 
cuando otros te insuflen 
sueños nuevos o no tanto

-también-
en algún lugar de la casa donde nunca te dé por mirar
voy a dejar mi recuerdo favorito
aquel en que yo habitaba debajo de ti
y tú te crecías inmenso encima de mí
y me dominaba el gigante
que yo amaba
y tus gestos y tu cara
me sometían y redimían
y yo por último sonreía
antes de abandonarme
-no encuentres esto o tendrás que buscarme-

Voy a dejarte mi nombre
mas me llevaré mis ojos
para que en tu nueva historia
yo nunca te mire
y tú,
algún día,
mirando a otro,
me nombres a mí.